Carta de un Pequeño

Carta de un pequeño

Mi padre dice que los tesoros son más valiosos
si uno es capaz de compartirlos.
Felicidades papá
Carta de un pequeño

Mis ojitos están siempre dirigidos
a tí y te observan noche y día.

Mis orejitas captan rápidamente todo lo que dices.
Mis manitas están ansiosas por hacer todo lo que tú haces.

Soy un niñito que sueño que llegue el día de parecerme a tí.
Eres mi ídolo, el mayor de los sabios.

En mi pequeña mente nunca surge la menor sospecha de tí.
Creo en tí con devoción, sostengo lo que dices y haces.

Lo haré igual que tú y lo diré a tu manera cuando crezca.
Creo que siempre tienes la razón.

Cada día con todo lo que haces, me sirves de ejemplo.
Y espero con ansias crecer… ¡para parecerme a tí!

Carta de Jesús

Querido Amigo:

¿Cómo estás?, te escribo esta carta porque quiero decirte que te amo, y me gustaría tener una relación más cercana contigo. De más está que te pregunte como estás, porque estoy pendiente de ti cada minuto, y hasta ese último pensamiento que tantas veces te desvela, lo conozco.

Te noto a veces tan distante de mí, que he sentido miedo de perderte para siempre. Ayer te vi muy triste y quise arrancar de ti esa angustia, lo grité a los cuatro vientos pero no me buscaste. Te vi ayer hablando con tus amigos, te vi comer fuera de hora, y recorrí contigo la calle de tu casa, quise mirar con tus ojos eso que guardas y que te provoca tanta nostalgia, y quise que tú me escucharas pero no lo hiciste, y así esperé todo el día.

Al llegar la noche te di una hermosa puesta de sol para cerrar tu día, y una suave brisa para tu descanso. Después de un día tan agitado, esperé, pero nunca viniste. Te vi dormir anoche y quise tocar tu frente, envié rayos de luna que se reflejaron en tu casa para ver si te despertabas conmigo, pero seguías en tu sueño.

Quiero compartir contigo tantas cosas, pero no me dejas. En la mañana era tarde y te fuiste apresurado sin ni siquiera sospechar lo importante que eres para mí. Te amo y trato de decírtelo por medio del cielo azul, de la lluvia…. y mi voz se pierde como un eco detrás de tus pensamientos.

Te hablo al oído a través de las hojas de los árboles y el olor de las flores, te grito en los riachuelos de la montaña, doy a los pajaritos canto de amor solo para ti. Te visto con el calor del sol y te perfumo el aire con el aroma de la naturaleza. Me escucharás cuando hagas silencio en tu interior, te intento guiar moviendo en ti buenos deseos, déjate llevar por ellos. No estoy en el más allá… estoy en tus pensamientos! Regálale una mirada de amor a todo el que te rodea y me descubrirás a cada instante.

Hoy busqué alguien que me prestó sus manos y esta hoja de papel para escribirte, en lo adelante escribiré en tu corazón si me lo permites, solo dime Si… yo se que es duro vivir en este mundo, realmente lo se, pero si confías en mi, a partir de hoy tendrás nuevas fuerzas. Habla conmigo, desahoga tus angustias y ansiedades que yo siempre tengo tiempo para ti, cuéntamelo todo, llora si quieres, soplaré tus lágrimas para acariciar tu rostro.

Llámame a cualquier hora del día o de la noche, que yo nunca duermo, y siempre te responderé. Si puedes caminar y mirar con amor el universo, con humildad tu rostro en el espejo, con ternura aquel que te sonríe, con misericordia aquel que te pide compasión, y con perdón aquel que te hizo llorar… mi voz serán tus pensamientos!… Que no sea largo el camino que habré de recorrer tras de tí.

Tu amigo fiel, JESÚS.

DECIR “TE AMO”…

Decir te amo, suena más sincero, más bello, más tranquilizante, desde que tengo recuerdos de nuestro futuro, desde que los días se despiden antes de irse, desde que llegan las noches trayendo atisbos de tu aura, desde que tu beso puede traspasar toda distancia.

Y es que has llegado, y permaneces, como un verso que sueña, y tus labios se convierten en vino que sonríe, sí tus labios, nunca los alejes demasiado de mis pasos, podría caer como un niño que le atraen las escaleras, los lugares olvidados por el mundo, y luego sentirme tan solo sin saber como levantarme.

Pienso en ti, sólo en ti me gusta pensar cuando todo parece caerse, cuando todos parecen fallarme, cuando todos han mentido, caminamos los mismos sueños, por un sendero que nunca se bifurca mientras lleguen tus ojos. SÍ , estoy convencido que tus ojos tienen la culpa de que yo me ponga a escribirte todas estas cartas.

Llegan frases de algún mes para bendecir tu nombre, el pan, el día, la hora que llegaste, el instante en que me escogiste para alojarme en ti, oraciones de amor que lamen el tiempo, ¿Dónde estabas cuando el amor era una palabra indescifrable, indescriptible, indefinible?

¿Dónde?
Tal vez todavía no iba a pasar ningún invierno que me trajera tus brazos
, pero el frío aprendió a insinuarme con cada enero tu nombre, y supe que estabas en los confines de lo posible, que este amor caminaba paralelo desde nosotros hacia nosotros.

Ya no saben esconderse estas cartas, estos versos que saben de un amor sincero, que se cuenta a sí mismo todas sus esperanzas recién nacidas, y revive otras que agonizaban permanentemente negándose a morir del todo.

Las palabras que has traído hasta aquí, espiritual tatuaje, eso que serás tú, porque así lo necesito, un tatuaje secreto que nunca se borre del alma y que . sin embargo sea casi invisible para todos aquellos que han manchado las oraciones divinas de amor con frases insulsas de este mundo, He mirado mis manos, y mi boca, mis ojos, mis poemas, sí los he mirado quedarse en silencio, para escuchar al corazón transformarse, decir te amo, te quiero, te extraño tanto. Allá donde te encuentres, aprende a leer este silencio cuando es más intenso que el ruido del mundo, y esta sed, y esta agua, y todos los besos a veces profanos a veces sacros que quieren llegar hasta tu boca.

Te Amo.