GRACIAS POR EXISTIR

Comenzaba a relatar los momentos más tristes de mi vida, aquellos que van acompañados de lágrimas y recuerdos de melancolía, simples estadíos de mi infancia, adolescencia, adultez y cobardía; olvidando y callando la venganza de una mujer oculta en su cruel perfidia.

Fueron momentos de angustia, dolor y sin sabor, muchos de ellos hirientes, profanos e injuriosos, con la mirada desorbitada, divisaba la muerte y mis lamentos miedosos; ocultando mi gran pecado como un insólito e incógnito pecador.

La desilusión se apoderaba de mí, la esperanza era vaga y un pañuelo vendado en mis ojos, sonreír ya no era sinónimo de felicidad, ni de momentos clamorosos; hasta que sentí que tú estabas ahí.

Ahí para hacer saltar mi corazón de la emoción, de sentir gusto por la belleza que me refleja tu rostro, de sentirme halagado de tener una hermosura a mi lado, de llenar todo mi ser con esa palabrita que se llama pasión, de hacer que mis pensamientos, sentimientos se enamoraran de ti, de buscar la manera para tenerte siempre ahí para mí, y como si fuese poco de sentir que eras mi inspiración.

Hoy la felicidad es muy poca palabra para expresar lo que yo siento, el sentido de mi vida eres TÚ, buscarte, decir “mi amor” me suena poco, pues quisiera inventar nuevas palabras para decirte que eres la niña de mis ojos.

Tú, mi amor, eres mi verdadero regalo de Dios, tú eres mi naturaleza y todos sus climas, pues tú eres mi mundo… mi razón de existir.

Sólo tengo una última cosa para decirte:
Tú conviertes mi melancolía en poesía,
Tú eres mi verdad… gracias por existir.

¿POR QUE TE AMO?

¿Sabes? Hoy amanecí con una duda.
¿Por qué te amo tanto?
¿Por qué Dios te puso en mi camino?
Quizá te pueda decir porque eres muy bella, quizá te pueda decir porque eres muy tierna, quizá te pueda decir porque sólo tú me has de dar el cariño y amor que siempre anhelé.

Todo lo que te digo es muy cierto, pero… ¿te amo por eso?
Muchas veces se lo he preguntado a mi corazón. Su respuesta fue… la amas por ser la persona más dulce y por tener el corazón mas blando de este mundo.
Es verdad, mi corazón tiene mucha razón, pero…. no contento con eso fui y le pregunté a mi mente la cual me contesto: “es simple, la amas por su delicadeza, por su inteligencia y porque es la única que te escucha y parece entender cada palabra tuya”, muy buena respuesta ¿no crees?; pero… ¿es por eso que te amo?

Es muy cierto, te amo por todo lo que digo pero… ¿es razón suficiente para amarte?
Quise preguntárselo a mi espíritu, entonces me puse a meditar, cuando vagando estuve por el mundo al fin me encontré con mi espíritu, que por cierto lo encontré muy triste, pero feliz a la vez le pregunte que era lo que le pasaba, el sólo me dijo: te estuve esperando sabía que llegarías a mi y grito al cielo ¡gracias mi amor! ¡gracias Dios!, me sorprendí totalmente.
Mi espíritu me dijo: “Sé a qué vienes, lástima que hayas venido hasta acá para saber tu respuesta… ¡pues mira!… La respuesta está frente a ti”… quedé atónito, no sabía a qué se refería.

Sabes… por eso estoy triste, porque la respuesta camina junto a ti cada minuto de tu vida; yo aún confundido miraba a todos lados sin encontrar la respuesta, mi espíritu me sacudió de los hombros y me gritó:
“¡Mira a tu alrededor!”, entonces cuando volví en si, me di cuenta que la respuesta era mi espíritu, mi alma.

Desde que te conocí sentí que mi alma volvió a mí, sentí que esa parte que había perdido regresaba a mi lado, sentí que desde que te conocí soy el ser más completo de esta vida, hoy son muchos ya los días de estar a tu lado, días de infinita alegría, meses de locuras por verte, meses que parecían décadas, en verdad te doy gracias por dejarme conocerte tal y como eres, por darme permiso de explorar por cada rincón de tu vida y hacer mías las fantasías más cohibidas.

Te doy gracias por dejarme saber que existes, por dejarme pensar que como yo nadie podrá amar, por darle las respuestas más obvias a las preguntas más complicadas sobre mi vida.

¿Por qué te amo tanto? Es muy simple mi amor…
te amo tanto por dejarme reencontrarme conmigo mismo, con mi espíritu, con mi alma.

¿Por qué Dios te puso en mi camino?…
sencillamente, porque sólo alguien como tú podría llenarme de felicidad.

Pero… sí, no hay duda que encontré las respuestas aunque me hayan dejado otra duda.
¿Acaso tú no eres mi alma?… puesto que, ¿acaso no era a ti a quien buscaba? Sé que encontraría la respuesta, pero esas respuestas me traerían más preguntas y quien sabe… mi última sería si yo soy tú o si tú eres yo…

Tal vez lo único que logre con esta carta es confundirte más y más, pero… entiende lo que escribí…
Lo único que entiendo es que te amo;
nunca lo dudes, ¡te amo! Y que pase lo que pase siempre será así, pues desde que te conocí vivo para ti, moriría por ti, a Dios rogaré por ti y hasta en tu marioneta me convertiría por ti. Mil hojas escribiría, mil lapiceros acabaría, sentado me quedaría, sólo para decirte el motivo de mi vida ahora que estas tú, pero sólo dos palabras son capaces de resumirlo todo.
Sólo dos palabritas son capaces de representarlo todo: ¡Te amo!

UNIDA A TI

Hola mi amor, ¿cómo has estado?

Hace muchos días que no te escribía una carta, eso no puede suceder porque siempre las esperas y sé que no es bueno hacer esperar las letras que nos traen esperanzas, amor y ternura que siempre te estoy entregando.

Todos los días siempre busco un nuevo motivo para escribirte: tu amor no es nada menos para mí, puesto que tú eres esa incesante fuente de la cual bebo todos los días para mantenerme con vida y con fuerzas para seguir ese inquieto sueño que llevo desde que contigo siento esa bella sensación de amor.

Ya está pasando otra estación, pero siempre es bello mirar como cambian los colores del paisaje. Ya ves que todo cambia, amor mío, más este amor siempre es el mismo, siempre estamos ansiosos de saber el uno del otro. No importa que las hojas del calendario cambien, porque nuestros corazones permanecen más unidos que nunca y desconocen toda fecha, todo día o toda hora, porque nuestro amor está basado en la confianza y la lealtad que tenemos el uno para el otro.

Muchos discuten por estas cosas porque no están juntos, porque no reciben cartas o porque no llaman nunca, ¿te das cuenta que siempre hay reclamos? En cambio en nosotros existe la esperanza, es una constante que siempre nos acompaña, es esa que nunca muere por muy malos vientos que haya.

Tu amor está conmigo y esta carta cruza océanos, mares, bosques para que te llegue llena de amor y esperanzas para quedarse contigo. Sin darnos cuenta un día cualquiera estamos escribiendo, ya sea cuando estemos con el alma que reboza de alegría o cuando estamos sumidos en la más profunda de las penas o aflicciones que esta vida tiene reservada para cada uno de nosotros.

Es verdad que pasan las estaciones y vemos muchos cambios, yo misma veo muchos paisajes diferentes, como tú veras los tuyos, pero nada de eso tiene importancia para un amor como el nuestro. Muestra de aquello es esta carta y las muchas que ya te he escrito, porque por ahora mis líneas son mis fieles testigos y compañeras de recorrido en todo este tiempo que he vuelto a renacer contigo, porque un pequeño verso que te escriba es un paso más que doy para estar contigo y compartiendo mi destino al tuyo.

Unas líneas más para ti, amor de mis versos, de mi corazón que vive unido al tuyo.
así te amo, siempre tuya, siempre mío, siempre nuestro

Desde mi rincón para ti.