¿Existen los milagros?

Mucho se ha hablado de que hay seres llamados santos que hacen milagros en nuestro medio y de que sanan personas o mueven objetos. Pues la verdad es que, en realidad el poder de la mente y el cuerpo esta todavía en proceso de transformación a tal punto que a pesar que contamos con algunos poderes no los hemos descubierto.

Lo que quiero decir es que muchos de los milagros en donde se sana a una persona, no es por ayuda del santo sino por el mismo sanado. Cuando Jesús hacia un milagro con una persona decía “Por tu fe te has sanado”. Eso significa que uno mismo puede sanarse si lo propone y si se auto convence para hacerlo. Si tu estas convencido de que puedes superar una enfermedad, ya lo tienes ganado en un 80%, solo falta un poco de ayuda farmacológica y listo.

Existen algunas personas que no solamente se pueden ayudar solas sino que tienen una energía en las manos que la pueden transmitir a otra persona para estimular nuestro cuerpo y regenerar las células para curar las enfermedades.

Yo recomendaría que se practique el estado de relajación en algún momento del día para que nuestro cuerpo descanse del estrés y los problemas tanto laborales como familiares.

 

¿Quién es cupido?

En la mitología clásica, Cupido significa “deseo”, es el dios del deseo, el amor erótico, la atracción y el afecto. A menudo es retratado como el hijo de la diosa del amor Venus y el dios de la guerra Marte. También es conocido en latín como Amor. Su homólogo griego es Eros.

Aunque Eros generalmente es retratado como un joven alado delgado (en el arte griego clásico), durante el período helenístico fue retratado como un niño gordito. Durante este tiempo, su iconografía adquirió el arco y la flecha (que representan su fuente de poder), que sirve para disparar y va cargada de deseo incontrolable. En los mitos, Cupido es un personaje menor que sirve principalmente para poner en marcha la trama. Él es un personaje principal solo en la historia de Cupido y Psique, cuando herido por sus propias armas, experimenta la prueba del amor. Aunque no se cuentan otras historias extensas sobre él, su tradición es rica en temas poéticos y escenarios visuales, tales como “El amor lo conquista todo” y el castigo con represalia o la tortura de Cupido.

Cupido continuó siendo una figura popular en la Edad Media, cuando bajo la influencia cristiana a menudo tenía una naturaleza dual como el amor celestial y terrenal. En el Renacimiento, un renovado interés en la filosofía clásica le confirió significados alegóricos complejos. En la cultura popular contemporánea, Cupido se muestra con su arco para inspirar amor romántico, a menudo como un ícono del Día de San Valentín.

Mas allá del amor a a primera vista


A veces sucede que al encontrar a una persona parece que rápidamente se entabla confianza y se siente bien de conversar con ella. En otras ocasiones encuentras a la persona perfecta y nace el amor.¿Cómo explicar esto?.
El amor a primera vista es el re-encuentro con un amor en nuestra vida pasada, es decir, nuestra alma pasa constantemente por ciclos de vida en la tierra a la que le llamamos la reencarnación. Cuando encontramos el amor a primera vista es porque volvimos a encontrarnos a la persona que en nuestro pasado fue nuestra pareja.
Nos movemos en un grupo de almas que en algunas reencarnaciones pueden ser nuestros hermanos, primos, padres, amigos u otros.
La creencia de la reencarnación es muy antiguo, tiene sus inicios en las religiones llamadas Dhármicas y estas se originan en el hinduismo. Según se dice, existe una reencarnación infinita.