VERSOS DE AMOR

Detén tu fugaz carrera
sobre las risueña flores
de la loma y la pradera
y ve a despertar ligera
al ángel de mis amores,
y dile, brisa aromada,
con tu murmullo sonoro,
que ella es mi ilusión.

Te amaré toda la vida, todas
los años, los meses y los días
todas las horas y todos los
instantes, hasta que pueda
latir mi corazón




Adiós, mis dulces amores,
que endiosa el alba fría,
ya raya en Oriente el día,
por turbar nuestro placer.
Adiós, señora, mi alma,
dejo, al partirme, contigo;
amante triste maldigo;
aurora, tu rosicler.

Vierto una lágrima y miro
brotar al punto una flor;
y cuando exhalo un suspiro
se trueca en un ruiseñor.

VERSOS DE AMOR

La mujer y las flores son parecidas;
mucha gala a los ojos y al tacto
espinas; y yo, tengo el corazón
herido,nunca escarmiento.

Sin lucha, sin afán y si lamento
sin agitarme en ciego frenesí
sin proferir un solo, un leve acento,
las largas horas de la noche
cuanto y pienso en ti.


Ven, ayúdame a olvidarte
a no seguir buscando la
mirada que pusiste en mi
rostro cada minuto diferente.

Vienes a mí, no tiemblas, no vacilas,
y hay al mirarnos atracción tan fuerte,
que lo olvidamos todo, vida y muerte.
Suspenso en la luz de tus pupilas.

VERSOS DE AMOR

Fue una noche toda llena de ilusiones,
fue una noche toda llena de recuerdos.
En las amarillas teclas resonaban
nuevas variaciones sobre asuntos viejos.

Estar enamorado, amigos,
es encontrar el nombre justo de vida
es dar al fin con la palabra que
para ser frente a la muerte se
precisa es recordar la llave oculta
que habré la cárcel en el alma
está cautiva
.

Hasta la almohada en que duermo
tiene lástima de mí;
de ver cómo gimo y lloro cuando
me acuerde de ti.


Ojos que miran con los labios
rojos; ojos de inspiración;
ojos de celo; ojos con suavidad
de terciopelo, y ojos que
saben resumir antojos.