¿Existe Dios?

Si existe. En la otra dimensión, tras la muerte, hay muchas almas, buenas y malas. Dios es nuestro líder, el que nos guía por el camino del bien, el que nos impone reglas de convivencia para vivir felices y en paz.

Definitivamente, Dios es un ser superior que tiene la capacidad de dirigir a todas las almas del universo en la dimensión celestial. Ahí nos encontraremos todos en algún momento, pero no nos acordaremos de lo hicimos en la tierra porque todos nuestros recuerdos mueren con nuestro cerebro. Pero Dios Padre no gobierna solo, así como un presidente de un país necesita de alguien cercano, Dios tiene en la dimensión celestial a discípulos que son de su confianza. Dios envió a varios de ellos a la tierra y son los que ahora lo conocemos como los profetas, al llegar a la tierra, cada uno de ellos, hechos humanos no recordaban lo que fueron en la dimensión celestial, tuvieron que aprender todo y a encontrar su verdadera misión en la tierra. Pero también envió a su hijo Jesús, quien estuvo expuesto al pecado, experimentó los sentimientos de cólera, alegría, rabia, paz, tranquilidad, egoísmo, sexual y todo lo que nosotros experimentamos como humanos.

¿Existe la reencarnación?

Si existe, y todos nos re-encarnamos constantemente. Cuando una persona nace, se une nuestra alma a nuestro cuerpo material, no traemos ningún recuerdo de nuestra vida pasada, empezamos desde cero, aprendemos a comer, a caminar, a hablar, a seguir las normas básicas de convivencia y estamos sujetos a leyes que los propios humanos nos hemos impuesto.

Cuando llegamos a una edad adulta, nuestro cerebro tiene experiencia y mucha sabiduría para dirigir nuestro destino y hasta formar una familia. Cuando llegamos a la vejez, nuestro cerebro que guardaba toda la información comienza a fallarnos, nos olvidamos de las cosas, no tenemos la rapidez para aprender y razonar. El cerebro inicia su camino hacia la muerte física. Al morir, también mueren todos nuestros recuerdos y pensamientos en tierra. Nuestra alma se separa del cuerpo y pasa a la otra dimensión, les aseguro que en la otra dimensión no nos acordamos de lo que hemos hecho en la tierra porque todos nuestros recuerdos se quedaron en el cerebro físico.

Nuestra alma en la otra dimensión se une a las demás almas y a su líder que es Dios, en cualquier momento recibimos nuevamente la orden de regresar a la tierra y empezar desde cero nuevamente.

La vida es como una computadora, tiene un tiempo de vida, el microprocesador es como el alma. Cuando se muere, se separa el microprocesador y se queda su disco duro, memorias, unidades de lectura, multimedia y todo lo que haya tendido anexado. Pasamos el procesador a una nueva computadora, esta tiene todo en cero, hay que instalarle el software, ponerle un disco duro nuevo, buenas memorias, su multimedia u otros periféricos adicionales, por un tiempo hasta que nuevamente tengamos que sacarle el microprocesador que es el Alma para pasarlo a otra computadora.

Vida después de la muerte

Si has vistos noticias de experiencias de personas que han muerto por unos minutos o segundos, todos coinciden en algo, ven una luz que brilla muy fuerte y que algunas veces les habla. Luego reciben una comunicación que les dice: “No es el momento y tienes que regresar …” y vuelven a la vida.

¿Qué sucede después de la muerte entonces?

La muerte es el cambio de una dimensión a otra. Nuestra vida individual esta compuesto por la unión de el alma y nuestro cuerpo material.  Cuando una persona muere, el cuerpo material muere y nuestra alma pasa a la otra dimensión.

En la otra dimensión hay muchas almas, miles, millones, no se sabe cuantas. Pero lo que se sabe es que, en todo grupo de seres siempre hay la tendencia a elegir un líder. Lo hacemos en el mundo dividiéndonos en países:

Cada país tiene un presidente, cada región tiene un líder (un presidente), cada provincia tiene un líder (un alcalde), cada distrito tiene un líder (un alcalde). Entonces por deducción, en la otra dimensión donde están las almas hay un líder ¿Quién es? La respuesta es Dios.